No más corazonadas: Lo dice un madrileño

vaca 2016

 

El enorme cartel publicitario de un bebé durmiendo plácidamente nos devuelve la imagen de Madrid como «Un buen lugar donde nacer. Donde vivir»; en el que, gracias a nuestros impuestos, disponemos de «los mejores Servicios Públicos de Europa». Una ciudad que «avanza más», «comprometida» con su propio progreso, con «el mejor metro del mundo». Una ciudad prometedora: primero «capital olímpica 2012», y ahora «ciudad aspirante 2016». Anuncios y neones que nos devuelven una imagen de orgullo cívico en una ciudad que siempre ha sido más bien anónima y «cutre», residiendo allí precisamente algo de su encanto.

 

 

No queda nada para ver la misma imagen que ya vimos cuando Madrid 2012 fue descartada.Todo un país palpitó por una ilusión que, si nada lo cambia, también morirá el viernes.

 

Por eso Madrid tendría que ganar, pero ese no va a ser el caso, porque Madrid ha elegido el peor momento para presentarse. Cierto es que después del mal sabor de boca que dejó Madrid 2012, la obligación del populista y popular Gallardón era devolver esta nacional parafernalia que invade todo de ilusión, sueños, fantasías. De todo menos la realidad de que no ganaremos.

 

Madrid 2016 es más que una ilusión. Todos los medios apuntan en la misma dirección pero no hablan claro. Madrid 2016 no puede salir: es prácticamente imposible. Hay muchas razones para ello. Y sin embargo pocas para justificar los presupuestos que Madrid 2016 se ha llevado.

Anuncios

Acerca de ingenierosocial

“El planeador parece ser muy sabio en su propia arrogancia; a menudo está tan enamorado con la supuesta belleza de su propio plan ideal de gobierno, que no puede soportar la más mínima desviación en ninguno de sus detalles. El lo diseña completamente en todos sus detalles, sin ninguna consideración hacia los intereses o prejuicios que puedan estar en contra del mismo. Parece imaginar que puede manejar a los miembros de la sociedad con la misma facilidad con que uno coloca las diferentes piezas en un tablero de ajedrez.” Carlos es un librepensador de 24 años que no practica la soberbia.
Esta entrada fue publicada en debate, Deportes, Medios de comunicación, Reflexión y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s